Ser “custodias”

  Lc 9,11b-17 La fiesta del Corpus Christi nos invita a ser custodias vivas en medio de nuestro barrio, de nuestro entorno, de la vida que lucha por seguir adelante. Ser “custodia” es guardar la memoria viva del Señor Jesús que se entrega por nosotros continuamente en la Eucaristía. También es “guardar” a aquellos que […]






En el Padre, movidos por el Espíritu y la entrega del Hijo

Jn 16,12-15 En el misterio de la Trinidad nos movemos, vivimos y existimos. Vivimos en el Padre del Amor y Creador. Somos movidos y alentados por el Espíritu, cada día, en los grandes y pequeños momentos, allá por donde andemos, con nuestras circunstancias, expectativas, sufrimientos, dolores y logros. ¡Él siempre saca lo mejor de nosotros […]






El Espíritu Santo lo inunda todo

Jn 20,19-23 El Espíritu, regalo del Padre, lo inunda todo, lo envuelve todo, lo invade todo para que no triunfe el desánimo, la indiferencia o la falta de coraje en aquello que hemos de llevar adelante.






Jesús asciende para descender

Lc 24,46-53 Celebramos el próximo domingo la fiesta de la Ascensión del Señor. Jesús asciende para descender y quedarse todos los días con nosotros, muy cerca y para siempre, a través del Espíritu, de la Palabra y de los sacramentos.






Una Palabra que resuena

Jn 14, 23-29 La Palabra de Dios, el que se ha hecho Palabra, que es Jesús, resuena en la Iglesia y en el mundo por la megafonía del Espíritu.






Jesús en mí, me mueve a amar

Jn 13,31-33a.34-35 Vivamos con alegría ese mandato de Jesús, esa meta, ese reto. Amar como Él, con su estilo, con sus ganas, con su entrega, con su alegría. Que nuestra vida sea sombra de la alegría, del amor del Señor. Que nos parezcamos a Él, que dibujemos con nuestro ejemplo su manera de transmitir el […]






El Resucitado nos lleva al Padre

Jn 10,27-30 Jesús Resucitado, alentado por el Espíritu Santo, nos conduce hacia el Padre que nos recibe con las puertas de su Corazón abiertas de par en par.






Milagros en lo cotidiano

Jn 21,1-19 Hay algo muy humano: desalentarse. Hay algo muy divino: animar en lo cotidiano.






El Corazón… de Jesús

Jn 20, 19-31 En Pascua se nos invita a ahondar en nuestra fe. Eso tiene sus riesgos y posibilidades. Algunos quedan atrapados en la perplejidad, la eterna duda, esperar algo espectacular ajeno a la armoniosa y cotidiana luz del encontradizo de  Emaús… 






Resucitarán…

“¡Este es el sacramento de nuestra fe! ¡Anunciamos tu muerte y proclamamos tu RESURRECCIÓN…!”. Ahí está condensado el misterio de nuestra vida. Desde la Vigilia Pascual, prolongamos este gran canto de alegría: “¡Cristo ha resucitado, aleluya!”. Y quienes mueren en cruz, ¡resucitarán!