Manos Unidas para la escuela…

MANOS UNIDAS Y LOS MAESTROS FUTUROS

Con motivo de la fiesta del patrón de la facultad de Educación, San José de Calasanz, dentro de las actividades programadas se ha realizado un taller de Manos Unidas, dirigido por María José Hernando Collado, Técnica de Estudios y documentación de los servicios centrales de esta organización en Madrid. Participaron más de doscientos cincuenta alumnos  de cuarto curso de Magisterio de Primaria y de Educación infantil, a través de la asignatura de Pedagogía y Didáctica de la Enseñanza Religiosa y de sus profesores, Juan Pablo Parejo y un servidor. Sirvió el taller para desarrollar la competencia  de educación en ética y valores de los futuros maestros, así como para conocer toda la documentación  y material didáctico de esta organización para trabajar la concienciación y lucha contra el hambre del mundo en la escuela. Curiosamente los asistentes manifestaron no conocer nada de esta organización y su funcionamiento, aunque sí le sonaban los carteles de las últimas campañas que habían visto en las paradas de los autobuses urbanos. (más…)

Share

Extremadura y su pobreza

EXTREMADURA Y SU POBREZA

Mi abuela, cuando las cosas estaban muy claras en algún asunto delicado, solía decir: “Aquí no hay más chinches que la manta llena”. Algo así nos ocurre en estos días en Extremadura cuando se está presentado el primer informe regional de la Fundación Foessa sobre la realidad de la pobreza y la situación de las  familias extremeñas afectadas.

 

Sería de bobos querer seguir hablando de Extremadura con el recuerdo de los conquistadores de antaño, y obviar –silenciar- la realidad cruda que estamos viviendo. En los últimos días, en escritos y avatares agrios, se ironizaba sobre la afirmación de “una Iglesia pobre en una tierra pobre”, como si fuera una victimización sin sentido: una obra de un pesimismo demagógico intencionado.

Hoy salen a la luz los datos del primer informe Foessa, con datos  específicos de la región de Extremadura. Hasta el momento, nunca se había hecho un estudio de este calado. En esta ocasión, ha sido posible realizarlo porque hay un grupo de profesores de la Facultad de Economía en la Universidad de Extremadura, liderado por Jesús Pérez Mayo y Antonio Jurado, con el decano Francisco Pedraja a la cabeza, que abrieron una línea de investigación propia sobre la calidad de vida y condición de  existencia de la pobreza en Extremadura hace ya más de tres lustros.

 

014Recuerdo cuando, desde Pastoral Universitaria -unidos al departamento de economía de la UEX-, organizamos un primer seminario sobre la pobreza, concepto y medición de la misma. Allí nos acompañaron los mejores expertos que en España estaban investigando en estos temas y que eran artífices de los informes de la Fundación Foessa que venían realizándose a nivel nacional,  como en varias regiones de España. En esos momentos, era un sueño poder llegar a un informe propio regional, dentro de ese trabajo nacional, que nos diera los datos específicos y directos de nuestra propia comunidad autónoma. Allí fueron protagonistas en el deseo de aprender e investigar Pedraja, Pérez Mayo, Jurado Málaga.

 

jaraTras estos años de proceso e implicación en la investigación del tema, ellos son los que presentan este primer análisis específico extremeño. Los resultados del mismo, por una parte y por lo que nos descubren, nos causan un profundo dolor; sin embargo, también nos provocan alegría, ya que sólo conociendo la realidad se podrá plantar cara a la pobreza y sus características, así como a sus causas y consecuencias. Yo celebro este estudio como un fruto de ese caminar de casi dos décadas de la Pastoral Universitaria con esa clave de poner el estudio al servicio de los más pobres, para cumplir con el deseo y la bienaventuranza evangélica que nos invita a tener hambre y sed de justicia. Se sembró la semilla, se metió la levadura en la masa a través de profesores concienciados y comprometidos, y ahora vemos sus frutos.

 

oliva1Por primera vez, la Fundación Foessa (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada) pone sobre la mesa datos que muestran la situación que hoy viven los extremeños. Lo hace en la Encuesta sobre Integración y Necesidades Sociales, en la que compara, además, la realidad extremeña con la nacional. Los profesores de la Universidad de Extremadura que han colaborado en el informe explican que los datos obtenidos sobre la situación extremeña, fruto de más de 3.000 encuestas, se basan en el estudio de un total de 35 indicadores que han permitido a los investigadores conocer la realidad de la comunidad más allá de la pobreza; teniendo en cuenta los ingresos monetarios y otros muchos indicadores de empleo, consumo, salud, vivienda, educación, política, conflicto social…

 

En la encuesta de Foessa se ha estudiado el número de hogares cuyo sustentador principal está en paro desde hace un año o más, qué hogares se basan en ingresos obtenidos con trabajos de exclusión, hogares con todos los miembros en paro, familias que no cuentan con algún bien considerado básico por más del 95% de la sociedad (agua corriente, electricidad, etc…), hogares con menores de 3 a 15 años no escolarizados, viviendas en entornos degradados, casas con humedades y suciedad, hogares con personas dependientes, familias que han dejado tratamientos médicos por problemas económicos, hogares con personas en instituciones que han tenido problemas con drogas o con la justicia, etcétera.

 

¿Qué nos descubre este informe a primera vista?

29.000 extremeños (un 26,4%, uno de cada cuatro ciudadanos) experimentan algún proceso de exclusión social. Esto significa que hay muchos ciudadanos que no están integrados plenamente en la sociedad; que son muchos, por tanto, los que no pueden vivir siquiera como un ciudadano medio.

  • desahucios-stop_560x280Las familias con niños encarnan ahora el nuevo rostro de la pobreza. Se está hablando no sólo de personas que no tienen ingresos, sino de otras muchas con unos contratos con una remuneración tan escasa que están igualmente en proceso de exclusión social.

 

  • alambre oxidadoDe los 290.000 extremeños afectados por situaciones de exclusión social, 88.000 se encuentran en una situación de exclusión severa. La acumulación de problemas de distintas dimensiones ha crecido en los últimos años. Además, cada vez se acumulan más en los hogares afectados. En comparación con el conjunto de los hogares de España, esta acumulación es más visible en los de Extremadura. Son los ámbitos del empleo, de la vivienda y de la salud los que más han aportado al aumento de la fractura social en España. La ampliación de la brecha ha hecho que más personas se pasen al lado de la exclusión en los últimos años. En la mayoría de los casos, familias con niños que encarnan el nuevo rostro de la pobreza.

 

El estudio, por tanto, pone de manifiesto que, con los años de crisis, se ha abierto aún más la brecha social, que los pobres son más pobres y los ricos más ricos. La brecha no es nueva porque ya existía en los años de bonanza y el problema es estructural. Estos datos han dado el primer paso, que es ponerle nombre de un modo científico y serio a los rostros de los que sufren. Esto significa que las soluciones deben ir más allá de las ayudas que gobiernos y organizaciones no gubernamentales han puesto en marcha para atender a los más desfavorecidos, a pesar de que en los años de crisis están ayudando a sobrellevar una situación muy dura para muchos, incluso para familias enteras.

Una vez más, debemos felicitar a Cáritas por estos estudios que ayudan a abrir los ojos de la sociedad y mueve los corazones y las voluntades para trabajar por un mundo más justo y más solidario.

José Moreno Losada. Sacerdote de Badajoz

Share

Carta de Jesús a los niños

Carta de Jesús a los niños

Adviento 2014, desde Nazaret

Queridos  amigos de la catequesis de la Parroquia de Guadalupe:

paco      Me ha dado mucha alegría ver cómo este curso  todos volvíais a participar en vuestros grupos de catequesis en la parroquia, me encanta veros juntos  con las catequistas y los temas tan bonitos que tratáis y vuestra participación sin faltar. Eso  es señal de que sois muy amigos míos y tenéis ganas de que un día yo entre en vuestros corazones con la comunión.

Os escribo porque pronto va a ser mi cumpleaños, vosotros le llamáis la navidad, la fiesta de mi nacimiento: “El nacimiento de Jesús”. A mi me gustaría celebrar mi cumpleaños con vosotros de un modo especial.  Deseo que llegue ese día  en el que os juntáis todos en el salón de la parroquia, con vuestros padres y abuelos,  y organizáis mi fiesta, la fiesta de Navidad. Cuando hacéis el Belén y cantáis, hacéis teatros, poesías… tantas cosas y tan bonitas. Hasta sé que rifáis una cesta con productos muy buenos, y que lo que sacáis con las papeletas lo destináis a un proyecto. El de este año es muy importante, para ayudar a las madres de Senegal de África,  para plantar arroz en sus tierras y poder dar de comer a sus hijos.

Sé que ya están pensando las catequistas en esta fiesta, buscando  qué hacer con vosotros. Un señor se ha comprometido a hacer la choza del nacimiento donde se pondrán la madre María, el padre José, y yo –representado por una imagen mía-. Pero yo quiero que los adornos del Belén de este año estén hechos por vosotros, por eso os pido unos favores:

PRIMERO: Deseo que para adornar el cielo de Belén hagáis estrellas bonitas y originales. También quiero que hagáis velas para representar la luz en la noche y otra cosa que me gusta es que traigáis bolitas de algodón para hacer como si fueran copitos de nieve. Espero que sepáis organizaros y que haya muchas estrellas, velas  y mucha nieve.

SEGUNDO: a los cumpleaños siempre se lleva un regalito, a mí me gustaría que me hicierais unos regalos especiales. NO quiero cosas que sean de valor material, de dinero y esas cosas. Deseo otro tipo de regalo, os lo explico. Habéis visto el lema que está en la Iglesia de la parroquia, escrito con colores arriba del todo: “Vuelve a Jesús y mira a tu hermano”.  Con eso están diciendo que debemos unirnos mucho vosotros y yo, pero también que miremos con corazón a los que están a nuestro lado. YO quiero que para mi cumpleaños me hagas un regalo de corazón, piensa y escribe qué quiere regalarme que salga de tu corazón. Me gustaría que fuera alguna acción tuya que hagas para hacerle el bien a alguien que lo necesite, piensa en personas que necesitan y cómo podías tu ayudarle. Eso me lo escribes en un papel y el día de mi fiesta me lo llevas a mi portal ¿Vale? Yo lo cogeré como si fuera un trocito de tu corazón.

Seguro que cuando llegue la fiesta, que me han dicho que será el día 17 de Diciembre, Miércoles, a las 17,30 horas, me sentiré el niño-Dios más feliz del mundo al ver mi Belén estrellado e iluminado, adornado con los copos de nieves, pero lo que más contento me pondrá es ver vuestros regalos hechos con trozos de vuestro corazón. Lo más importante en la vida son los regalos hechos de corazón y con corazón. Como esa oración que rezabais de pequeños: Jesusito de mi vida… te doy mi corazón.

Os quiero un montón, ya  diré a los sacerdotes, Paco y Pepe, que tengan preparados buenos caramelos para vosotros. Un abrazo muy grande y os espero en mi cumple:

Jesús de Nazaret

Share

“Creo en la Iglesia”

“Creo en la Iglesia”

(Ante la toma de posesión de Don Celso)

Esta mañana me levanto con el espíritu inquieto, el centro del día estará ocupado por la celebración eucarística en la que estaremos casi todo el presbiterio de Mérida-Badajoz, con Don Santiago –nuestro arzobispo- y muchos obispos y sacerdotes que vendrán de otros lugares  para acompañar  a Don Celso Morga en su llegada pastoral a nuestra Iglesia diocesana. Salgo a desayunar, leer la prensa, y me saluda una familia con dos niños que me han preguntado enseguida de qué equipo de futbol era yo y me han relatado todos los goles que ellos consiguen entrar en las porterías de los equipos contrarios. Me han llenado de alegría con su viveza infantil en sus pocos años. Después vuelvo pensativo –esto de los partidos en la Iglesia-  a casa y comento con otro amigo encontradizo –el fiel cristiano Paco Colón-,  que hace su caminata para prevenir el proceso diabético de su cuerpo, la conversación que traigo conmigo mismo esta mañana acerca de la Iglesia. (más…)

Share

“No nos hemos elegido…”

CELSO MORGA: “NO NOS HEMOS ELEGIDO, PERO LA PROVIDENCIA NOS HA UNIDO”

 Don Celso ante el  Consejo del Presbiterio de Mérida-Badajoz

 El  nuevo Arzobispo Coadjutor de Mérida-Badajoz, que ya se encuentra en la capital para su entrada oficial el próximo sábado, día 15, ha compartido espacios programados de la vida diocesana.

Ayer, jueves, D. Celso participó en el Consejo del Presbiterio en el que Don Santiago García Aracil lo presentó de un modo de sencillo. Con la misma sencillez, él dirigió las primeras palabras improvisadas a estos representantes del presbiterio, que tienen como misión aconsejar al obispo en aquellos asuntos de interés pastoral de la diócesis que se consideren de importancia para el funcionamiento de la misma.

 

En su alocución a los sacerdotes presentes, nos manifestó, con sinceridad y cercanía, los primeros sentimientos de esta llegada a nuestra diócesis:

No nos hemos elegido… ni vosotros a mí, ni yo a vosotros. Probablemente, vosotros esperabais o pensabais en otra persona como obispo vuestro, y yo también pensaba otras cosas para mí. Pero, a través de los hombres y sus pensamientos, Dios actúa y él ha querido que caminemos juntos. Confiemos en la Providencia y vivámoslo así”.

 

Con estas palabras se dirigió a los sacerdotes del Consejo del Presbiterio de Mérida-Badajoz.

Por medio de bromas, manifestó que en Roma se dice que, después de la muerte, lo peor es una mudanza… y más a una edad. Pero él ya la está haciendo y manifiesta ante su clero que viene con el deseo de servir a la Iglesia y a todos nosotros, con deseos de cordialidad para con los sacerdotes y para compartir su amistad. Reconoció que él considera este instrumento diocesano como una realidad de gran valor, que debe ser cuidado.

El sueño del Papa Francisco

 

Además, comentó su conversación última con el Papa Francisco y su interés por la realidad de España, con el deseo –“sueño  de Francisco”, como le llama el D. Celso- de una España que ha de volver a ser referente de espíritu cristiano en este momento de la historia, tanto para Europa como para Latinoamérica, donde siempre se mira a esta realidad con calor especial.  Especialmente desde Argentina. Cuando le despidió el Papa, nos dijo, le repitió hasta en dos ocasiones que lo hiciera bien; y, al comentarle qué entendía por hacerlo bien, le dijo que se lo pidiera a la Virgen María para que le iluminara en su trabajo.

Desde el deseo de servir, presentó lo que podría ser la máxima de un pastor, de todos los sacerdotes, así como de cualquier bautizado: “Haciendo la voluntad de Dios, todo sale bien”.

 

Un legado apasionante

Don Santiago manifestó que, más que hablarle de la diócesis, pondrá en sus manos el último informe sobre la diócesis  que se preparó, por parte de todos los organismos diocesanos, para la visita ad límina a Roma. Entiende que es el mejor medio de recibir una información objetiva de lo que se viene realizando en los distintos campos pastorales. Aunque el mejor conocimiento será el que le llegue de su propia observación y vivencias en este tiempo previo a la sucesión para ocupar el arzobispado titularmente.

 

Una llamada a la evangelización

La temática central del consejo era reflexionar sobre las acciones propuestas por una comisión, creada con miembros laicos de la diócesis, junto a algún sacerdote y religioso, para el trabajo de evangelización de cara a las personas que se encuentran en situación de alejamiento con respecto a la Iglesia y al mensaje del Evangelio. Tras presentar dichas propuestas, se generó un  avivado debate participativo de los miembros del consejo acerca de dicho programa. Al final, el arzobispo electo, invitado por D. Santiago a hablar sobre lo tratado, manifestó con humildad que sus trabajos en la curia romana habían tenido otros horizontes y preocupaciones, y que actualmente los temas presentados, llenos de interés, le sonaban nuevos. Por ello, se reconocía, en este sentido, necesitado de encontrarse e introducirse en ellos para poder compartir esta tarea y proyecto diocesano.

 

Sacerdotes y misioneros

 

También se le pidió, como primera tarea con el clero, que fuera él quién dirigiera una sesión de formación para el clero de la archidiócesis acerca del tema específico: “¿Qué sacerdote es necesario para una pastoral misionera, para una nueva evangelización hoy?”. Pidió tiempo para poder prepararlo y contextualizarse en nuestro presbiterio.

Tras el consejo, se compartió fraternalmente la comida como primer signo de comunión entre el nuevo pastor y el clero de Badajoz, representado en dicho consejo. Los sacerdotes le mostraron su cercanía y deseo de que se encuentre bien en esta tierra, con este pueblo y en este presbiterio; él, por su parte, agradeció el ambiente que está disfrutando desde su llegada a la diócesis. Un detalle significativo es que ya hay más de ciento ochenta sacerdotes que han comunicado su asistencia a la Eucaristía que se celebrará el próximo sábado, y en la que el Nuncio de su Santidad presentará las credenciales del nombramiento de Don Celso como Arzobispo coadjutor con derecho a sucesión de la archidiócesis de Mérida-Badajoz. Sí, quizá no nos hemos elegido, pero la Providencia es divina y nunca falla.

José Moreno Losada. Sacerdote de Badajoz

Share

Bienvenido, Don Celso

Bienvenido, Don Celso

Ahora, en estos días –el próximo sábado, 15 de Noviembre-, nos toca recibir en la diócesis al arzobispo Celso Morga, que viene a nosotros enviado como pastor que durante un tiempo realizará labores compartidas con el actual arzobispo Santiago García y después, Dios mediante, tras la jubilación de éste será el arzobispo propio y titular de nuestra diócesis de Mérida-Badajoz. El acto de recepción será solemne como requiere la ocasión y seguro que cuidando la sencillez a la que está llamada la Iglesia por el Evangelio. Le acompañarán muchos pastores de la Iglesia española y compañeros suyos de Roma con los que ha compartido bastantes años de labor apostólica desde la congregación para el clero. Habrá autoridades eclesiásticas y civiles. Pero el acto lo será de la comunidad diocesana, de la iglesia que camina en Mérida-Badajoz, de una iglesia pobre que camina en tierra pobre, que se enraíza con firmeza en su fe y hace de ella categoría de riqueza en lo que supone el sentido de la vida y de la esperanza. Una tierra con una gente que sabe acoger desde el corazón y se ofrece para el encuentro en el deseo de lo mejor.

Don Celso va a encontrar un pueblo sencillo y llano que sabe abrirse al que llega para ofrecerle su casa y su vida como lugar propio si quiere quedarse. Seguro que si usted viene a ellos con la llaneza de su propia tierra, la Rioja –lo cual no dudamos tanto por el testimonio de los que le conocen, como por las palabras que ya hemos conocido de usted mismo-, el maridaje será perfecto y no deseará divorciarse de esta diócesis con la que se le ha unido en compromiso de alianza y de servicio. Ellos esperan que sea así y tienen deseo de encontrarse con este nuevo pastor.

El laicado está a punto para la siembra en la novedad de nuevos surcos abiertos, nos llegan los aires de esa Iglesia que se quiere “en salida” y no hacemos nada más que preguntarnos por dónde y cómo salir, será una aventura en la que podrá tomar parte y lanzarlos a la alegría del Evangelio que necesita transportar justicia y esperanza al pueblo del que formamos parte y en el que se va a bautizar su ministerio pastoral directo. Son muchos y variados los procesos, movimientos, grupos que se iluminan bajo la luz del evangelio y que intentan ser actuales y auténticos. Seguro que todos ellos desearán conectar y contarle, como conversación de peregrinos, todos los asuntos que les traen preocupados de la vida y su camino.

El presbiterio está expectante y con deseos de una relación amicable, fraternal y cercana. Las exigencias no van a venir por grandes dotes pastorales y experiencias vividas, sino por la proximidad de poder trabajar juntos, aportando entre todos el mejor servicio a este pueblo que queremos de corazón y con el caminamos cada día en los distintos terrenos y sectores que les son propios: rural, urbano, laboral, cultural, escolar, educativo, sanitario, penitenciario, político, económico… Es más, nos habita el deseo de motivación para seguir adelante y vivir con entusiasmo las tareas que nos son más propias: el anuncio del evangelio, el acompañamiento ministerial a las comunidades cristianas, las celebraciones de la fe y el servicio a la unidad y a la caridad entre todos. Sentiremos, porque lo necesitamos, que nos impulse y nos anime en esta labor que traemos entre manos durante tantos años.

Los religiosos siempre han estado y están a punto para la colaboración estrecha y directa con los pastores en nuestra diócesis, por eso seguro que se va a encontrar a gusto con ellos y no le va a faltar en ningún momento ni el calor materno de su virginidad, ni la riqueza de su pobreza, ni la libertad de su obediencia auténtica. Ellos con sus carismas van a ser portadores de la misión con una riqueza sin límites para todos. No dudo que van a ser verdadero descanso para su cansancio en las horas de labor y apoyo en todas las iniciativas misioneras y evangelizadoras, así como de oración y contemplación.

En el fondo lo que le podemos y queremos ofrecer en este día de acogida oficial – con nuestra presencia en la celebración eucarística- es un corazón de pueblo que desea estar bien dispuesto para abrir tierra, casa, pueblo y comunidad y hacerle sentir padre, pastor, hermano y compañero de camino. No queremos que le falte ni el pan ni la sal, es más nos gustaría ser levadura en sus manos para levantar la masa y alimentar , en la fe y en el vivir, a todos los que nos rodean y que aguardan una palabra de aliento y de ánimo, una buena noticia de salvación y de liberación. Aguardamos la iluminación de su palabra y el aliento de su afecto evangelizador para compartir el camino de la esperanza que se alumbra en la fe sencilla del pueblo que se alegra de sus pastores y con ellos. Bienvenido a nuestra tierra que queremos que sea la suya, y a nuestro pueblo del que queremos que se sienta hijo querido y padre solícito. Nos gustaría que en nosotros y en nuestra relación con usted encontrara – a pesar de nuestras debilidades- la alegría del Evangelio.
José Moreno Losada. Sacerdote.

Share

Oración y difuntos

¿Por qué rezar por los difuntos?

Ya está la vela encendida tintineando con su llama, como una oración permanente que nos acaricia en un abrazo de silencio con aquellos que queremos, en una ausencia habitada por el recuerdo y el cariño. Una oración sentida, como la llama, que permanece viva aunque sea en la herida de lo último que no dijimos, o de los abrazos y besos que quedaron por dar sin percibir la importancia de un momento y de una posibilidad que no tendría vuelta. Y para hacerlo no me ha hecho falta nada más que ir a donde tú ibas madre, para encender la misma vela que tú encendías, en el mismo lugar, y coger la estampa que tú nunca olvidabas –con tu virgen de los Dolores- y colocarlas con las fotografías de los seres amados que nunca abandonaste. Para mantenerla encendida toda esta noche y todo el día de mañana, en el que la Iglesia nos invita a orar intensamente en esa comunión transversal que une a la Iglesia triunfante y peregrina con todos aquellos que están en el proceso de purificación en el abrazo fulgurante y glorioso con Cristo resucitado. Aquellos que viven el proceso transformador para entrar en el amor de lo eterno y disfrutar de lo definitivo en el ámbito de lo absoluto, donde todos seremos de todos en el todo del amor de lo divino.


Por eso ante la pregunta sobre mi oración, desde este día y con esta vela alumbrando tu rostro sencillo donde sigo atisbando tu mirada, no me valen de entrada todas mis explicaciones escatológicas aprendidas y explicadas, porque la primera razón no es otra que tú misma, rezo en este día porque tú lo hacías, y quiero hacerlo especialmente por ti, madre querida.

Y desde ahí traigo a mi interior almado el recuerdo de las vivencias de las muertes de los seres queridos en la familia, de los amigos y vecinos, siempre la oración fue el lenitivo y el consuelo de nuestra familia en el dolor más herido, tanto de los más queridos y rotos por lo temprano de su partida, como en la naturalidad de los que se fueron a descansar con los suyos desde una muerte pensada, aceptada y acogida en su ancianidad. Por eso hoy recuerdo entrañablemente cuántas veces te hemos acompañado al cementerio, especialmente en este día, desde muy pequeños, con la misión de rezar y oír cómo me hablabas del cielo como una fiesta y un baile en el que los que habían marchado tenían mucha alegría si nosotros estábamos unidos a ellos por la oración. Te imagino en la fiesta y te quiero como tú eras, desde la sencillez llena de alegría, de baile de pequeños pasos con nuestro padre, a quien quisiste hasta la muerte, con saludos a traspiés y sonrisas cómplices con todos.

Por eso enciendo la vela y rezo, y siento el rezo de tu rosario en la casa de la abuela con todos por todos, y escucho en el sueño de lo real –en el latido de antaño y niñez- las avemarías y las letanías radiofónicas, desde el convento de clausura, que cada tarde te acompañaba mientras planchabas, lavabas o cosías, como una mujer sencilla de Nazaret. Y mañana celebraré la eucaristía, recordando como te levantabas a la misa de alba, cuando la noche era cerrada pero sonaban las campanas de las ánimas, y nos explicabas cómo hoy la iglesia celebraba tres misas por nuestros difuntos y nos animabas a estar en todas. Recuerdo también, cómo llegaba yo a la noche siendo monaguillo para contarte todas las aventuras y anécdotas de los responsos rezados y cantados, con alguna unción y mucha monotonía, el cura, el sacristán y los monaguillos, junto al pueblo llano y agradecido, íbamos lanzando con el agua bendita del hisopo en cada tumba y ante cada lápida, para terminar con uno para todos, cuando ya no quedaban fuerzas, para que ningún alma se quedara desangelada.


Pero rezo también porque creo y espero en el encuentro glorioso y definitivo, que tú ya vives, al que un día llegaremos contigo los que ahora seguimos como peregrinos en este mundo. Así me decía hoy una anciana en la residencia: yo le pido a mis hijos, ellos que están más cerca de Dios, que intercedan por mí. Dos hijos que ha visto morir y que ha llorado con fuerza. Yo también creo madre que estás más cerca de Dios, junto a todos los amados que te precedieron, y por eso mi oración quiere abrazarte y en ti abrazar a la humanidad y al Padre divino, en su Hijo Jesucristo, por la fuerza de su Espíritu.


El tintineo de la vela lo siento más fuerte este año, más amigo, más cercano, como más entrañable y materno. Me recuerda el silencio habitado, de tu última etapa entre nosotros, tu mirada fija y tierna, tu grito de amor nunca agotado en un decir sin sonido para no tener aspereza alguna, y a ese silencio me abrazo recordando con serenidad los besos sonoros últimos en tus pies benditos aquella tarde en que te marchaste sin dejarnos solos, sino abrazados y queridos para siempre. Sí, esta vela me augura y asegura que nada nos podrá separar de tu amor de madre, porque ahora tú nos quieres con el corazón de Dios y sabemos que al mirarnos se os conmueven las entrañas. Por eso rezo, y en las avemarías y los padrenuestros siento tus abrazos esta noche y me duermo en tu pecho como cuando niño, con la luz de una vela que me quita el miedo, y me da la paz que augura que el amor es más fuerte que la muerte, y que tú ya estás – eres eterna- en el amor eterno.

Share

El Señor no me ha llamado a fracasar

(Ante la festividad de Todos los Santos y liturgia de los Difuntos)

velasJosie murió el viernes pasado. Un archivo de audio de Fran -vía whatsApp- nos transmitió su llanto esperanzado y glorioso ante la pérdida de la amiga, igual que Jesús lloró ante Lázaro sabiendo de su resurrección y esperanza.

Hoy, Jueves, hemos celebrado una Misa de Gloria en la capilla de las Hermanas de Gévora, por este proceso de vida y gracia que hemos vivido desde esta pareja de jóvenes en su camino hacia Dios: uno, acompañando desde su experiencia –siendo arcángel-, la otra, abriéndose, en torrente arrollador, ante un rostro de Dios que le parecía novedoso y sorprendente, y en el que quería beber a borbotones -más allá de lo que el tiempo y sus fuerza vitales le permitían-.

Recuerdo cada una de las palabras que, hace unas semanas, trataba de escribir en la festividad litúrgica de los Arcángeles acerca de Fran. Susana, religiosa de Gévora y acompañante espiritual, había hecho en aquella Eucaristía una petición por este joven, mientras nos relataba la misión que estaba realizando con su amiga. Fran vive y trabaja cerca de Londres; allí estaba él, junto a una joven atea y alejada de la fe –enferma y en estado terminal-, que le había pedido que le ayudara a descubrir a Dios en esos momentos tan definitivos.

Hace años, en Madrid, Fran había sido acompañado por esta religiosa para, así, iniciarse en el camino de la contemplación de la vida, conociendo a Cristo para más amarle y seguirle. A partir de ahí, cada uno siguió su camino, por lo que no había habido contacto posterior entre ellos. Un día, alguien llamó a la residencia de las Hermanas de Gévora. Su voz pertenecía a un joven de palabra sencilla y calmada, quien preguntaba por Susana. Sin embargo, ésta no sabía quién era ese Fran que, detrás del teléfono, solicitaba un rato de su tiempo…

biblia y luzAhora, tras todos estos años, la había buscado y volvía a ella, como maestra y acompañante, con una doble intención: que le asesorara sobre cómo acompañar a Josie en este proceso de acercamiento a Dios en los últimos días de su vida –a su amiga le habían pronosticado que no llegaría a Navidad-, y que lo tuviera en cuenta en su oración personal y comunitaria para que Dios le enviara el Espíritu y supiera cumplir con la misión que se le había encomendado. A partir de ahí, muchos hemos sido cómplices desde nuestra oración ante el Padre y testigos de un proceso admirable de iniciación en la fe, a la vez que de un apostolado vivo y original en un joven en medio de un contexto secular y pagano.

La relación entre Josie y Fran ha sido paradigmática de lo que es el camino de Dios para encontrarse con sus hijos queridos y sorprenderlos amándolos de un modo único, incluso en el atardecer de sus vidas, para darle el denario de gloria de toda la jornada como a los de la primera hora –primero para ella-… porque, sin más excusas ni razones, Él es así de bueno y gratuito con todos.

Los audios -vía whatsApp- de Fran para Susana nos han ido iluminando acerca de las claves teológicas-pastorales de dicho proceso.

Josei falleció. Pero nada de todo esto ha sido en vano. Hoy –abrazados e iluminados por este misterio-, hemos celebrado todo este acontecer vivido en una Misa de Gloria. Ella acarició las puertas del Reino en la cuarta semana de acompañamiento y Ejercicios Espirituales en los días previos a su muerte. De alguna manera, ha sido una preparación para la festividad de Todos los Santos que se acerca. Sí, no cabe duda de que el Señor ha querido vivir este encuentro glorioso con ella ya, para que al celebrar la fiesta de Todos los Santos pudiéramos tener viva y presente, con alegría, a esta joven atea que, al encontrarse con Cristo, ha confirmado la intuición última que escribió en su cuaderno de vida y contemplación –en los ejercicios de su oración diaria-, al hilo de la Palabra que le iba deshilvanando Fran: “el Señor no me ha llamado a fracasar”.

La Eucaristía la hemos introducido con el último mensaje de Fran a Susana, al enterarse de que íbamos a celebrar el paso a la vida de Josie en la mañana de este Jueves. Así nos escribía y se unía él a nuestra celebración de comunión en la vida:

“¡Creo que es una gran idea y que Josie lo va a agradecer mucho! Lo único que me gustaría que dijeras de mi parte el Jueves en la Eucaristía es: me gustaría daros las gracias a todos los que, en estas cuatro semanas, habéis rezado por Josie, sus padres y  por mí. Sin vuestra oración, esto habría sido mucho más duro. En estas cuatro semanas, me he dado cuenta de lo bonito pero también de lo agotador que es abrir el corazón y predicar a Jesús. Por eso, Josie, sus padres y yo os agradecemos de todo corazón vuestras oraciones. El último evangelio que estuvimos contemplado Josie y yo fue en el que Jesús se acerca a la barca de los apóstoles, andando sobre las aguas en mitad de la tormenta. Para mí este evangelio era la vida de Josie, que en la tormenta del último momento de su vida y sin conocer muy bien al Señor le pedía: Señor, si eres tú, mándame que vaya hacia Ti. Y yo creo que Josie salió de su barca y empezó a hacer lo que sólo se puede hacer con la fe: andar sobre las aguas para llegar a Jesús. Y cada vez que nos hundíamos, estaban vuestras oraciones, que nos recordaban que el Señor nos llamaba a andar sobre las aguas, no para hundirnos sino para llegar a Él. La última frase que Josie escribió en su cuaderno de ejercicios fue esta: el  Señor no me ha llamado a fracasar”.

 nuestra horaEl Día de Todos los Santos es la proclamación gloriosa y definitiva de que no estamos llamados al fracaso. A veces, la tormenta nos confunde y la seguridad de la barca nos adormece, la muerte nos paraliza y la escondemos, pero la voz amable y cálida del Señor de la vida nos quita los miedos y nos lanza al enfrentamiento con la muerte: a salir de nuestra comodidad y a abrirnos a la invitación de un Evangelio que trae buena noticia y vida.

Fran, tienes un fuego interior que te arde en demasía y, en el camino de vida -en tu particular Emaús-, cuando la vida se hace fría y monótona en un mundo secular y pagano, Dios se ha hecho compañero tuyo de camino en Josie, pidiéndote fuego para iluminar su muerte. A partir de ahí, ha habido una conversación con una Palabra de vida que tú le has mostrado. Palabra que quería ser: principio y fundamento para que se sintiera querida y creada por el amor, verdad para iluminar tinieblas, misericordia para perdonar sus pecados, olvidos e indiferencias de las vidas superficiales y simples en una cultura de prisas y placeres falsos, y amistad y compañía en los pasos torcidos, dolorosos y oscuros de la historia y de la muerte, para poder sentir que no estamos solos, sino habitados por el que nos ama y nos conduce a la vida. Por eso, Josie ha soñado el encuentro, ha querido caminar por encima de las aguas que hablaban de hundirse y de fracaso, para abrazarse a Él  en un abrazo de gloria y de éxito, en un paraíso que le habrá descubierto la razón última para ser y existir: el amor divino.

Por eso, Fran, te damos gracias, porque tú has prendido con tu fuego y has hecho arder el corazón de Josie en ese tramo tan difícil del camino. Y, por eso, ella te pidió que entraras en su casa y que te sentaras en su mesa cuando su día ya iba de caída y se acercaba su noche oscura y sombría. Ahora, cuando ella lo ha conocido -sin velo alguno- en la mesa celestial, nosotros no hemos podido por menos que sentarnos en la mesa de la Eucaristía y, con vosotros dos –arcángel de Dios y Josie canonizada-, gritar con la mirada repleta de esperanza: “Por Cristo, ¡con Él y en Él!”.

 

 

José Moreno Losada. Sacerdote de Badajoz

Share

Ética civil y universidad

¿Ética en la universidad?

graduacion4Desde la universidad pública de Extremadura

La universidad se encuentra en periodo electoral.  Ya están con los motores disparados los  dos candidatos a rector  con sus equipos correspondientes, de facultad en facultad, con sus discursos, programas objetivos  de eficacia y gestión. Seguro que ambos quieren hacer la mejor universidad posible, con la mayor calidad. En la calidad me pregunto cuáles son los elementos fundamentales que consideran propios de una universidad: gestión, docencia, investigación, aplicación. Esto conlleva criterios económicos, sociales, culturales, políticos, etc. Yo llevo veinte años formando parte activa de esta comunidad universitaria en un doble nivel: como profesor colaborador y muchos años he sido parte del servicio religioso de la universidad y responsable de pastoral universitaria. Esto ha hecho que mi conexión con la entidad fuera de orden interno y externo. Desde ahí he caminado con muchos universitarios tanto a nivel de alumnos  como de profesores y de personal de administración y servicios. Uno de los temas que me ha preocupado y en los que he participado constantemente ha sido la reflexión en distintos foros acerca de la universidad que queremos y la finalidad de la misma. Desde ahí he entrado en la preocupación del proceso de Bolonia y el criterio de calidad en la universidad, de la competencia ética y su desarrollo en la investigación y la docencia, y sobre todo acerca de la motivación y el bien interno del estudio y las profesiones en los universitarios extremeños –lo que llamamos tradicionalmente vocación-. Desde ahí me pregunto  cuál es el planteamiento de los candidatos respecto al tema de la ética en la universidad.facultad

Estamos en una situación histórica en España – y afecta globalmente a la humanidad-  que, a decir de González de Cardedal –Teólogo y académico de la Real Academia de Ciencias Morales y políticas-, “nos obliga a preguntarnos por los fundamentos morales de la sociedad, por los cauces existentes para la formación de individuos capaces de ir más allá del poder técnico, a los imperativos de verdad, honradez, dignidad inmanente, respeto y servicio al prójimo para no sucumbir a la pasión de  la codicia, del prestigio y de poder”.  Asevera el teólogo que estamos en una desmoralización colectiva en la que parece que se ha ocultado el horizonte del deber, la conciencia de la culpa y el rechazo del delito en el ámbito diario, y esto es mucho más grave que la inmoralidad aislada. Quizá todo esto nos haya ocurrido por pensar que acabado el franquismo con el pluralismo y la democracia llegaría una ética civil consolidada de libertad, justicia y respeto a los valores y derechos universales. Que llegaría, por sí misma, sin necesidad de preparación y formación para ello, que se iba imponer desde el discurso sin más esfuerzo que el hecho de hablar de la ética. Pero no ha sido así, lo elemental  ha fallado, el hombre dejado a su propia naturaleza funciona desde pasiones e instintos, necesita de la moralidad para entender del deber y, así mismo, de la trascendencia para ir más allá en un horizonte de sentido y de verdad.  La universidad, como institución está reclamada por la situación de desmoralización colectiva,  tiene cometido y la grave responsabilidad de aportar, construir y reforzar una verdadera ética civil que responda a una moral humana auténtica. Para ello tendrá que utilizar todos los materiales posibles,  filosóficos,  políticos, culturales, incluidos los religiosos y teológicos sin sospecha de ideología sobre ellos.

014Son varios los frentes para el desarrollo de lo ético en la universidad de cara a aportar  para nuestra sociedad soluciones ante el grave peligro que estamos padeciendo de corrupción y desmoralización colectiva. El primero es en su propia gestión y organización, nos preguntamos cómo piensan los nuevos proyectos y programas atender a una organización económica, laboral, profesional, política  y órganos de decisión, que estén transversalizados por  una moral y ética social que busque evitar la injusticia y cualquier tipo de corrupción interna a la institución. Sería bueno que supiéramos la lista de peligros y caídas que ellos ven en este sentido y que desean superar. El defensor universitario les podría prestar su ayuda.

Alegría de lo profundoEl segundo es el que se refiere a su quehacer  investigador y creativo. La investigación ha de responder a las necesidades urgentes de la sociedad actual y debe hacerlo desde una priorización de objetivos y de métodos que realmente sean justos y humanizadores. Es más, si la sociedad necesita pensamiento y articulación filosófica sobre la ética y la moral, tenemos que preguntarnos cómo una universidad se hacer cargo de elaborar y producir dicho pensamiento y filosofía. Qué relación tienen nuestros mundos técnicos, económicos, ingenieriles, educativos, sanitarios, legales, filosóficos, de comunicación…con los problemas  sociales de pobreza, cooperación y desarrollo, fracaso escolar, inmigración, paro, crisis. ¿Se puede hacer  una investigación y crear teniendo en cuenta un orden ético y moral excelente para que la excelencia universitaria sea integral?

cartelLa enseñanza, el tercer elemento,  que cuestiona el quehacer ético de una universidad. En ella están los que van a ser los futuros profesionales en todos los ámbitos de la sociedad, los que van a ser sus dirigentes políticos, económicos, educativos, sanitarios, técnicos…, es decir, los que van a organizar y hacerse cargo de la realidad. La universidad tiene aquí el reto de plantearse hacia qué ciudadano   se dirige, qué personas  está formando, qué profesionales van a salir de ella para el mundo.  Aquí, en  el desarrollo de las competencias éticas tanto en el terreno personal como colectivo, profesional como ciudadano, nos jugamos una respuesta a lo que hoy, dada la situación de corrupción y desmoralización que tenemos en  España, se trata de un problema de máxima urgencia.

La sociedad tiene necesidad de una ética civil incrustada y cimentada en su ciudadanía con todos los medios posibles. La Universidad se hace cómplice de la corrupción y del desastre si no toma como tarea propia una respuesta firme, clara, programada y proyectada para esta situación. La pluralidad y la democracia en la que vivimos necesita la construcción de una ética civil  bien elaborada y la universidad ha de tomarse como reto fundamental esta cuestión. Me gustaría saber qué piensan nuestros candidatos sobre este tema.

José Moreno Losada

Share

JEC: jóvenes creyentes y creativos

“Los jóvenes crean y creen”jec

La acción del Espíritu se gana cada día nuevos corazones  jóvenes que se hacen apóstoles de la alegría  del evangelio  en medio del mundo. Recuerdo mi  llegada a la universidad pública de Extremadura, recién nombrado delegado de pastoral universitaria en la diócesis, lleno de esquemas pastorales previos al contacto con la realidad. Allí estaban un grupo de estudiantes a los que el arzobispo me pidió que les echara una mano, eran los miembros del movimiento de JEC  en Badajoz. Según entré en contacto con ellos y  los que les acompañaban fui descubriendo la realidad de la universidad, del  estudio, de los jóvenes universitarios de un modo completamente nuevo. Ellos me enseñaron a leer evangelio y universidad conectados, aprendí a hacer lectura creyente sin esquemas ya maquillados de doctrinas y cultos elaborados al margen de la realidad y la vida. Según fui avanzando me sentí realmente evangelizado por sus procesos y sus acciones, así como por su protagonismo.

Hace unos días he vuelto a participar en la asamblea regional de este movimiento en Extremadura, allí  se ha vuelto a profundizar sobre la revisión de vida, la espiritualidad, la organización, la acción y la convocatoria desde la campaña y otros medios. Una vez más ha resonado su lema para los próximos tres años: “Creamos lo que creemos”, un juego de palabras entre el creer y el crear. Entienden que es el momento de ser creativos en la misión, tanto en el lenguaje como en las formas y las acciones. Todo un comulgar con los planteamientos del papa Francisco en su documento acerca de la Alegría del Evangelio. Pero destaco la presencia de adultos, animadores y sacerdotes, que han participado acompañando a chavales que tienen la intención de iniciarse en este movimiento, adolescentes que van desde los catorce a los dieciséis años, ellos han testimoniado lo mismo que yo experimento constantemente, que los jóvenes nos evangelizan. Nos hacen testigos de sus procesos de fe y compromiso, de fidelidad al Dios del Evangelio en la entrega y el riesgo. Un movimiento de protagonismo juvenil centrados en Cristo, su evangelio y la realidad estudiantil que les es propia, preocupados por sus personas y la sociedad en la que viven.

Ahora mismo ellos están con unos planteamientos de renovación y convocatoria de cara a los jóvenes estudiantes de los institutos y las universidades. Tras la asamblea estatal en Valladolid tienen claro por dónde tienen que caminar. Un breve manifiesto desde la asamblea nos testimonia el espíritu que los habita y los define:

“Creamos lo que creemos”

En este momento de fuertes cuestionamientos sociales, culturales, económicos, ideológicos y religiosos, los y las militantes de las etapas de Universidad y Graduados de la JEC hemos celebrado nuestra XXXVI Asamblea General llevando a cabo una reflexión que pretende dar respuesta a las necesidades de la juventud estudiante actual desde una mirada profunda hacia el Mundo, Dios y la Iglesia y desde la comprensión de una rica herencia de compromiso y servicio en el medio que nos identifica.

Como movimiento especializado de Iglesia nos encontramos en la compleja dialéctica entre la Iglesia y el medio estudiantil. Ante esta doble identidad, es necesario un conocimiento exhaustivo de ambas realidades para dar respuesta a las llamadas que surgen en ambos espacios y afrontar, desde nuestra vocación de frontera y nuestro ser Iglesia, la ilusionante tarea de la evangelización del medio estudiantil. Por este motivo hemos buscado formación fuera de nuestro movimiento: el testimonio de personas tanto laicas como religiosas, cercanas y lejanas a la Iglesia y pertenecientes a otros movimientos y asociaciones para que nos iluminen, compartan su experiencia y conocimientos y, en definitiva, nos interpelen.

Sin embargo, quedarnos en el análisis del entorno sería insuficiente. También a nivel interno hemos de tener una misión, unos objetivos y una estructura que permitan responder a este fin. Por eso hemos llevado a cabo una revisión propositiva de la situación actual del movimiento, siendo autocríticos con la organización, estudiando nuevas formas que nos permitan ser más significativos y fecundos y puedan adecuarse más y mejor al desarrollo y acompañamiento de procesos militantes.

Para ello hemos de beber de las fuentes primeras del Evangelio que es lo que define la razón de ser de este movimiento y que concretamos en la Pedagogía de la Acción, la Revisión de Vida y la Lectura Creyente de la realidad como herramientas integrales de crecimiento y desarrollo personal. El Dios que se revela en los hechos de cada día y en las personas nos impulsa y nos alienta a hacer de nuestras vidas una Eucaristía desde nuestra debilidad y fragilidad. Como movimiento especializado nos sentimos elegidos para ser testimonio de fe en la escuela a través de la escucha, la compresión y la acción transformadora, siendo ejemplo con nuestra propia vida de la presencia del Dios vivo en el mundo y en la historia.

Acaban de lanzar un pequeño video en el que plasman sus objetivos y propuestas para los próximos tres años, pequeño detalle de cómo ellos saben decir en lenguajes nuevos y apropiados para ellos y sus compañeros lo que consideran fundamental. Os invito a no perderos este mensaje en Yootube:

https://www.youtube.com/watch?v=DV9Dkih5TdQ&feature=youtu.be

Share