Primer día en el aula

Marisa y Paula en el aula

Entrando en el cole: Primer día.

A partir de mañana, vuestros nombres van a estar unidos, quizá para toda la vida, al menos en el corazón de Paula. Ella cumple sus tres años y, tras haber gozado en la guardería con sus cuidadoras y profes –especialmente Elena-, da un paso muy importante al escolarizarse en el que, si Dios quiere, va a ser su colegio durante muchos años.

En estos mismos días estoy comenzando yo, en la facultad, con las alumnas –algún varón también- de cuarto de educación infantil. Al comenzar mi materia de pedagogía y didáctica de la enseñanza religiosa escolar –esa asignatura tan traída y llevada, por ello maltratada, aunque la eligen una gran mayoría de familias- trato de reflexionar sobre la interioridad del ser humano, su dimensión transcendente, y les interpelo sobre su propia interioridad y consciencia.  Lo hago con una sencilla pregunta: ¿por qué, para qué y para quién estudias?, y nos adentramos en la comprensión de lo que es el bien externo de las profesiones, aquello que se consigue con cualquier profesión, como el sueldo, el reconocimiento, la satisfacción personal…, y descubrimos lo que es el bien interno del quehacer profesional, aquello que justifica la profesión que es la necesidad que tiene el otro y que yo atiendo con mi trabajo y mi saber.

Resultado de imagen de maestra con niños de pequeñosPues sí, Marisa, tú vas a trabajar con Paula, porque ella te necesita para crecer integralmente, vas a colaborar con su familia en esta tarea. Para ello van a depositar en ti toda su confianza y Paula todo su corazón y su persona. La vas a moldear y vas a dejar en ella una huella imborrable. Ella ya sabe tu nombre y te quiere, sin haberte visto, sé que tú también la quieres a ella y miras su nombre con cariño en la lista junto a sus demás compañeros.

Los padres irán con muchas expectativas, yo que soy el tío abuelo, te pido –quizá cosa ya de viejo- que cuides especialmente el desarrollo de su interioridad, sus sentimientos buenos, su conciencia, la dimensión trascendente de su persona para que entienda su mundo, se conozca poco a poco a sí misma y se acepte, para que sepa amar a los demás y, si ella lo descubre y lo quiere, que Dios la habite en su interior y la fundamente, para que nunca le falte el verdadero amor. La vida me ha mostrado que todo lo demás viene por añadidura.

La imagen puede contener: 1 personaLa vivencia de este inicio escolar de Paula me ayuda a volver a aquella escuela pública de Granja de Torrehermosa, en la que comencé a dar mis primeros pasos de estudio y búsqueda de mi persona, de mi saber hacer, saber estar y saber ser. Siempre rodeado de un equipo de maestros, conocidos en el pueblo, a los que su propia profesión les exigía una responsabilidad ejemplar incluso como ciudadanos. Yo me siento eternamente agradecido a aquella escuela y doy gracias a Dios por todo el proceso vivido en el pueblo. Os invito a recordar esos comienzos y a orar agradecidos por lo que la escuela ha sido en nuestras vidas.

José Moreno Losada

De esposos, padres, hijos y nietos: amor duradero.

CELEBRAR EL AMOR AUTÉNTICO…

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas e interiorHace unos días tuve el honor de celebrar con alegría un acontecimiento humano y cristiano de profundidad y verdad. Cada domingo suelo ver a Lauri Y Mari, en la parte central derecha de nuestro templo, celebrando la Eucaristía, y me recuerda tiempo del Seminario cuando ellos tenían el “Bar Lauri”,  más tarde una tienda deportiva, de ahí los reconozco. Ahora ya son mayores, padres de tres hijas que ya viven sus respectivos matrimonios y han construidos sus familias, así como rodeados de sus tres nietos. Uno de ellos Izan estaba allí también de protagonista. Celebrábamos sus cincuenta años de matrimonio y el bautismo de este nieto menor.

Allí estaba una asamblea viva conformada por la familia y la amistad, se respiraba un ambiente de fiesta, alegría y agradecimiento. Desde hace un año me anunciaron su deseo de celebrar creyentemente este acontecimiento, porque para ellos Dios era muy importante en sus vidas y le estaban muy agradecidos. Su hijas y yernos también fueron muy activos en la preparación de la liturgia, con un cuidado exquisito, tanto en las lecturas, como en la sencillez de un  rito profundo, así como en el deseo de que la celebración fuera auténtica y vivida. Y así fue, gozaron los participantes, se emocionaron los esposos y hasta el niño, de dos años, manifestó una  alegría desbordante que me sobrepasó a mi como celebrante. Me sentí muy bien celebrando y compartiendo. La lecturas hablando de la unión en una misma carne del  hombre y la mujer, con un amor verdadero hasta la muerte, el salmo proclamaba sentimientos verdaderoS al gritar que “el Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres”, y el evangelio nos anunciaba el gozo y la alegría de María, virgen, que supo con sencillez vivir la voluntad de Dios en lo anónimo del mundo, como este matrimonio con sus cincuenta años vividos y enamorados. A la hora de predicar pude leer evangélicamente, por lo hablado  anteriormente con ellos,lo que suponía como sacramento vivido  esos cincuentas años y toda la vida que había dentro de ellos, luchas, conquistas, fecundidad, éxito…a la vez, que dolor, esfuerzo, privaciones, lucha, pero sobre todo amor grabado a fuego. Pero el mayor signo, del amor consumado y realizado, fue el que nació de la reflexión de sus hijas ante Dios por el amor de sus padres, aquí os muestro parte de esa oración de acción de gracias, que hizo la mamá de Izan en nombre de sus hermanas y familia:

FELICIDADES PAPÁ Y MAMÁ POR VUESTRO 50 ANIVERSARIO!!!

              La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie  ” 50 añazos!!! Me parece increíble hasta decirlo, no sólo por la cantidad de años que se supone que tenéis, sino porque efectivamente es toda una vida juntos, nunca mejor dicho. Una vida llena de emociones de todo tipo: una vida llena de esfuerzos, una vida llena de sacrificios, una vida llena de duro trabajo, pero también una vida llena de grandes aventuras, satisfacciones y sobre todo amor, que ha sido el motor de vuestra vida.

                Por eso, una vez más, habéis venido ante Dios a decir SÍ. Sí quiero seguir amando, sí quiero seguir esforzándome, sí quiero seguir disfrutando… En definitiva, si quiero seguir compartiendo una vida juntos.

                Y habrá algunos que digan que es cuestión sólo de suerte, pero ellos entonces no saben nada del continuo esfuerzo que ha supuesto vuestras vidas, que con tantas ganas, arriesgo, sufrimiento, valentía, paciencia y entrega, os han permitido luchar para llegar a este punto y conseguir la mayoría de vuestras metas. Cuando una pareja comienza, siempre se hace referencia a las fortalezas de sus raíces, al árbol de una vida en común que van a empezar a crear, a que ese árbol ha de regarse a menudo con mucha ternura… Pero llegados a este punto, vosotros eso ya lo habéis hecho, y lo importante es hablar de los frutos obtenidos.

                Si hay aquí hoy tantos familiares y amigos queridos, es por todo lo que habéis sembrado, por las excelentes personas que sois y el amor y el respeto con el que tratáis a todo el mundo. Y tengo el honor de ser hoy la portavoz de vuestras hijas, yernos y nietos, que son vuestros mejores frutos y que sienten infinito orgullo y admiración por vosotros dos. Esperamos que algún día hayáis sentido el mismo orgullo de hijas que vosotros no habéis despertado como padres y que Dios nos permita aprender a querernos y a vivir como vosotros lo habéis hecho hasta ahora y lo seguiréis haciendo muchos años más.

                GRACIAS POR VUESTRO EJEMPLO DE VIDA Y ESPERAMOS SER MERECEDORAS DE TAN HONORABLE LEGADO.”

La imagen puede contener: 3 personas, incluido José Moreno, personas sonriendo, primer plano

Desnudez y Palabra. Claves para el ministerio hoy

Por los caminos y moradas de Teresa… hace décadas que en el tiempo vacacional puedo dedicar una semana para retiro espiritual en el contexto de la casa de ejercicios de Santa Teresa en la carretera de Burgohondo, en Ávila, frente al soto. Siempre en la última semana de Agosto, fuera de periodo escolar, lo que permite hacerlo con toda la paz del mundo, y además porque lo organizan desde la asociación del Prado y me gusta su metodología del“estudio del Evangelio”.

Este año lo ha acompañado José Julio Rodríguez, sacerdote de Ourense, que es asistente con el equipo internacional del Prado en Lyón. Fiel a su carisma, nos ha presentado el esquema de un laborioso estudio del Evangelio sobre el ministerio sacerdotal, a partir de las cartas de Pablo a Timoteo.

La gracia del estudio del evangelio supone la desnudez ante la Palabra de Dios. Buscan con un cuidado exquisito dejar a la Palabra ser ella misma y decirse en su totalidad, sin aditamentos, olvidarse de uno mismo para no obstaculizarla y acogerla tal como ella quiera presentarse en su desnudez total. Y desde, la pobreza de un decir muy esquemático pero muy rico en la conexión de los textos bíblicos, respondiendo a lo que podemos preguntarnos, nos ayudan a desnudarnos de nosotros mismos ante la Palabra, a acogerla y dejar que entre en nosotros para hacerse carne entrañablemente, en lo que tiene de sanación, iluminación, corrección, interpelación, ánimo, alegría, fuerza, gracias y salvación.

Siempre ayudándonos a situarnos como llamados y elegidos, desde nuestro bautismo y, singularmente, en nuestro ser ministerial. Allí nos encontramos sacerdotes de muchas diócesis españolas, algunos repetimos y nos reconocemos ya como hermanos en la oración y ante la palabra, aunque cada uno pertenecemos a nuestros propios presbiterios, pero lo tomamos como un camino a la fuente donde consideramos que se nos da un agua pura que mana y corre, trayendo vida, aunque pueda ser de noche tanto en la historia como en la iglesia. Nos convoca la sed de beber en Aquél que nos ha llamado, y a quien tenemos que volver para más conocerlo y amarlo, para que nos siga haciendo a su manera y nos renueve en el don y en la tarea, para que nos reavive, aunque sea de noche.

Curas de ejercicios espirituales en Ávila

Así ha sido este año, José Julio ha sido un buen obrero de la mies del Señor y nos ha dado lo que el Espíritu le ha descubierto a él, desnudo ante la Palabra y aceptándola en toda su desnudez y profundidad. Con su ayuda discreta, la Palabra ha resonado en nuestro interior y nos ha abierto a claves del ministerio que Pablo le recuerda y anima a revivir ministerialmente a Timoteo: “Por esta razón te recuerdo que reavives el don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos, pues Dios no nos ha dado un espíritu de –cobardía, sino de fortaleza, de amor y de templanza.”

Allí hemos digerido esa Palabra dulce y amarga, a la vez, que cura y sana para hacernos más auténticos por la gracia de Dios en este momento eclesial que nos llama a conversión, a lo más original y propio de la Palabra de Vida. Comparto luces y llamadas de este tesoro recibido, decálogo sencillo de claves ministeriales en la desnudez de la Palabra:

  • El ministerio sacerdotal sólo se entiende en el misterio de la gracia y está marcado, tanto en su origen como en su misión, en la gratuidad del Dios que da el don y la tarea. Nada hay de auténtico en el ministerio que no sea Gracia divina.
  • Ministerialmente hemos sido injertados en Cristo para tener sus mismos sentimientos. En nuestra fragilidad hemos recibido el don de poder seguirlo y participar en su misión siendo don para los otros.
  • El verdadero camino abierto para el ser ministerial está llamado al proceso de la radicalización evangélica, o se camina por él o no llegaremos a ser reflejo de Jesucristo. Hoy la llamada profética en el ministerio se hace urgente.
  • El ministerio no habla de sí, es testigo del Otro, la contemplación de Jesucristo, para dejarse hacer por él, es la clave para poder ser su testigo verdadero, y poder llegar a los humildes y sencillos, aun en la contradicción y el rechazo.
  • La esencia del quehacer ministerial está en dejarse habitar por la Palabraque se da, con autoridad, haciéndose acontecimiento y acción creadora en medio de la historia. Las Palabra sigue cumpliéndose y el ministerio la proclama y la señala, sin poseerla.
  • Instruir y enseñar es el meollo de la misión, hacerlo en contextos difíciles y en medio de la vieja cristiandad es todo un reto. Sólo quien se deja enseñar e instruir diariamente por el Maestro podrá hacerlo para los hermanos, el estudio del evangelio, el conocimiento de Jesucristo es el instrumento para mantenerse vivo en la misión hoy.
  • El sacerdote ha de ser un hombre de fe y ha de velar por su pureza frente a ideologías y doctrinas. Hoy creer es de locos, nos hemos de abrir a la difícil asignatura de hacer gozosa y atractiva la kénosis de la fe. Ahí está la única autoridad del ministerio.
  • El único mandato para el ejercicio del ministerio es la caridad, amar como él nos ha amado, como el Padre lo ama a él. La fe y la caridad van juntos y el evangelio es un derecho de los pobres, que son los que han de recibirlo con preferencia como verdadero signo del Reino de Dios.
  • La respiración y supervivencia en el ministerio no viene de la propia resistencia y poder, sino de la comunión y fraternidad en la única misión, en el mismo don y con la misma gracia. El presbiterio solo es fecundo en la familiaridad y el camino apostólico compartido. Sin comunidad no hay ministerio, hoy estamos llamados a cuidar y cuidarnos en el presbiterio.
  • Y hay un camino que no podemos abandonar para la verdad ministerial, sólo la oración nos evita ser desalmados, ahí él viene a habitar en nuestros corazones y nos renueva en el don y en la gracia de la llamada y la misión. Oración que acaba siendo de intercesión por aquellos para los que hemos de ser pan comido.

Bendito sea Dios, que nos enriquece con estos alimentos y riquezas del Espíritu. Una vez más “el estudio del evangelio” sirve al ministerio.

Sacerdotes del Prado en la Iglesia, sencillos y profundos.

Presencia en una asamblea sacerdotal

 ¿Que hace un cura como yo en un sitio como éste? Entre los quehaceres programados para el verano, en mi agenda ocupaba un lugar central la asistencia a la Asamblea de los sacerdotes del Prado en Cites, Ávila, del 6 al 11 de Agosto, con el sugerente lema “Vivir y proponer la fe, en un mundo en cambio”.

La razón de mi presencia viene de una larga trayectoria de contacto con este carisma a través de los ejercicios espirituales que organizan anualmente en Ávila, según su método de estudio del evangelio, el haber participado en un taller sobre el ministerio y los pobres en San Martín de Valdeiglesias, y sobre todo por llevar muchos años con un grupo de sacerdotes en mi diócesis de origen intentando trabajar juntos el evangelio como alimento espiritual ministerial conectado con nuestro quehacer pastoral.

Es más, estos dos últimos años hemos tenido el privilegio de contar con la presencia mensual del responsable del Prado, Lucio Arnáiz, que nos ha ayudado y dirigido para conocer con más profundidad el estudio del evangelio, su espiritualidad, su mística, su dimensión pastoral, claves, a la vez que nos ha propiciado el conocimiento del fundador Antonio Chevriér y su propuesta de formar sacerdotes pobres para servir a los pobres anunciándoles el Evangelio de Cristo, como destinatarios privilegiados del mismo. Todos estos motivos de fondo, y el deseo de conocer de primera mano a los sacerdotes que forman esta asociación en nuestro país, sabiendo que son de más de cuarenta diócesis. Ausente en Extremadura, donde sólo hay un sacerdote benemérito, Antonio Sama ya octogenario y retirado, a quien me une admiración y afecto.

Una asamblea para el discernimiento comunitario

Cien sacerdotes, de edades avanzadas y medianas, con alguno más joven, junto a otras personas asociadas y el instituto femienino, forman la asamblea, que se inaugura con el saludo fraternal y teológico del responable Lucio Arnáiz.

Ya avisa que estamos allí convocados por el Dios trinitario para undiscernimiento comunitario, donde la pregunta central está dirigida a Dios :¿Cómo quieres que colaboremos con tu obra en este mundo teniendo en cuenta los retos del presente? Se trata de un ejercicio de obediciencia y docilidad ante el evangelio para poder saber vivir y proponer la fe en Jesucristo desde el amor a nuestro mundo en cambio y la minoridad evangélica. Lo que llega aquí viene muy trabajado, orado, reflexionado, contemplado, compartido, por lo que hay que estar muy agradecidos, venimos de procesos de gracia y vida en el carisma pradosiano. Así señala, los retos fundamentales de la asamblea que van en la dirección de ser fieles hoy, a la gracia recibida de administrar y custodiar ,en el servicio a la Iglesia, como es la evangelización de los pobres.

Se presenta como responsable regional saliente, al haber pasado un quinquenio en la responsabilidad, aunque puede ser reelegido por la asamblea, a expensas de que su obispo lo considere oportuno. La asamblea tiene tambien como finalidad elegir al responsable y su consejo para los próximo años. Como novedad este año participan las personas asociadas, que junto al Instituto femenino del Prado, recuerdan que esta gracia del Prado no es sólo para presbíteros sino para el conjunto del pueblo de Dios. El Prado se tata de un instituto secular clerical dentro de la conferencia Española de institutos seculares, tratando de visibilizar eclesialmente la profunda armonía entre diocesaneidad y consejos evangélicos, entre secularidad y consagración.

Cristianos, evangélicos y eclesiales

Lo que veo y descubro en el desarrollo de la asamblea es un testimonio de eclesialidad y vitalidad evangélica de primer orden. Me alegra profundamente lo que voy atisbando en los distintos pasos, sobre todo en el primero, donde un pradosiano de raigambre consolidada por la vida ministerial configurada por este carisma, Vicente Amargós, nos lanza unas claves cristológicas de una envergadura radical para entender el lema de la asamblea y adentrarnos en la cuestión de la sencillez, la pequeñez, la minoría evangélica. La meditación y el retiro correspondiente para un estudio de evangelio iluminador sobre la cuestión de fondo valdría para reflexionar sobre el ministerio hoy en el mundo, la llamada a la conversión pastoral de toda la Iglesia, y recobrar la clave del reino de anunciar el evangelio a los pobres como señal identitaria de la encarnación, la pasión, muerte y resurrección del Señor.

Vivir y proponer la fe en Jesucristo, lo es todo

El documento-borrador elaborado procesualmente por todos los miembros del Prado se retoma, tras la oración, para ser valorado globalmente, su título no necesita mucha explicación: “Vivir y proponer la fe en Jesucristo desde el amor a nuestro mundo en cambio y la minoridad evangélica”.

Doce páginas, sin desperdicio alguno, que plantean en tres apartados las cuestines centrales a profundizar y seguir elaborando en estos días: a) Creer en Cristo e invitar a creer en él; b) el servicio a la fe desde la lectura creyente de nuestro mundo en cambio;c) todo ello desde el dinamismo de la Kénosis, desde la minoridad evangélica en la realidad eclesial y social de hoy.

Todo ello enmarcado en un contexto que ha de ser testimonial y no de estrategias y medios sin más, pasando por la simplicidad y la pobreza como clave evangelizadora necesaria. Lectura y silencio para una valoracion global en la que se vuelven a recoger apuntes e hilvanes para una mejor redacción, estructura y contenido de lo que ha de marcar la programación del quehacer en el próximo quinquenio. Según se reflexiona se avanza en los temas de organización, y el primer paso es la elección del próximo responsable del prado en España, tras sondeo y reflexiones varias, se elige por bastante más más de dos tercios de los votos a Lucio, para que siga ofreciendo ese servicio.

Lo que se comunica a su obispo, para que tenga a bien considerar si le concede su permiso, lo que hace al recibir la petición formalmente, un signo de generosidad y de fecundidad evangélica de esta iglesia diocesana para con la iglesia española y otras iglesias del mundo. Se aplaude vivamente esta actitud episcopal de comunión y compromiso evangelizador. Al mismo tiempo se van informando de todo lo que se ha ido realizando en el último quinquenio a los distintos niveles: fomación, acción, economía, difusión, acogida,etc. Todo con su evaluación y valoración serena y esperanzada.

Un cambio de época, un Evangelio de vida eterna

Pero ya van entrando en cuestiones más de horizonte y de fondo: ¿Qué cuestiones principales se han de tener en cuentaa la hora de la evangelización de los pobres en este “cambio de época”? Reflexión personal, grupal, asamblearia para recoger líneas y cuestiones que han de ser vertebradoras en el proceso y en la etapa que sigue.

La riqueza de las aportaciones hace soñar en una iglesia en salida, misionera, de los pobres, comprometida, arriesgada, profética…cien sacerdotes mirando al presente y al futuro de la iglesia, y del ministerio dentro de ella, con una pasión que sólo puede venir del amor de Jesucristo y el deseo de seguirle y hacer su voluntad en medio del pueblo.

El carisma iniciado por Chevrier se actualiza en estos hombres y personas asociadas: “…tomé la resolución de dejarlo todo y vivir lo más pobremente posible…me convirtió el misterio de la Encarnación…me decidí a seguir más de cerca a nuestro Señor Jesucristo, para hcer más capaz de trabajar eficazmente… y mi deseo es que también vosotros sigáis de cerca a Nuestro Señor.” Puedo asegurar como testigo que este memorial, fiel a la voluntad de Jesús en la última cena, yo lo he visto en el modo y sentir de estos miembros del Prado en su asamblea.

Las cuestiones centrales planteadas son en torno a la cercania e identidad con los últimos y más pobres, la lectura creyente del Dios que se nos revela en la vida de hoy, en los que sufren, la contemplación de la fuerza del Espíritu que nos lanza a la misión de acoger, acompañar, compartir, sanar, anunciar, esperanzar… para que se encuentren con Cristo, y el deseo de construir y ser comunidad con todos ellos, desde alternativas evangelizadoras que expresen la conversión profunda de la Iglesia a Cristo y a los hombres de hoy, especialmente a los más pobres de esta época.

La minoridad no es una circunstancia es una opción evangélica

Ahora queda, así lo tienen planteado, el reto de adentrarse en la espiritualidad y el compromiso de la clave teológica de la minoridad evangélica, de la pobreza y sencillez del apóstol para ser testigo de Cristo crucificado-resucitado en medio del pueblo. No se trata de estrategia, ni de situación ocasional dada por la cultura de hoy y la secularización, sino de la clave central y única de la acción de Dios en medio de la historia: “Se hace fuerte en la debilidad“.

La cuestión del pesebre, la cruz y el altar, no son anécdoticas en el Prado, son el reconocimiento de la transversalidad cristológica de la minoria como lugar de la revelación de Dios y camino de la verdadera salvación. La situación actual es oportuna para volver a ser más auténticos, más evangélicos, más cristianos, mas verdaderos en la sencillez y la humildad de Jesucristo , el Señor, a quien seguimos. Y ahí andamos ahora en la concreción de esta minoridad en la realidad actual de la iglesia y del mundo. Se trata de preguntarse por la fecundidad de la minoridad en el ejercicio del ministerio presbiteral y en la vida de la asociación. Seguro que se abrirán al espíritu y este una vez más abrirá la mente y el corazón de estos pradosionas para seguir evangelizando a los pobres, amando a la Iglesia y al mundo.

El horizonte útimo de la asamblea será el que condense y organice las “llamadas-orientaciones para seguir avanzando en este camino de seguimiento de Cristo y anuncio del evangelio a los más pobres”. Ya hay una batería preparada para ser interiorizadas, seleccionadas, y optar para los próximos años a la luz de estas claves cristológicas que no cambian aunque cambie la época. Pero de la minoridad y las llamadas orientaciones, ya os contaré. Pero de momento puedo decir, que en todas las oraciones y eucaristías…, no dejo de dar gracias a Dios por este tesoro que es el Instituto del Prado, sacerdotes y personas asociadas, en esta iglesia española.

Ecología integral y jóvenes universitarios -JEC-

-sentido-Acabo de llegar de las jornadas de formación de jóvenes estudiantes extremeños -JEC- en Losar de la Vera, en el marco natural de la garganta de cuartos. Han sido ocho días de encuentro y de profundización en un tema de urgencia y necesidad como es la ecología integral. Grito del que se ha hecho cargo el papa Francisco en una encíclica emblemática, Laudato si, donde llama al ecumenismo de todos los pueblos y todas la culturas y religiones para hacer un frente común de salvación de la realidad en todas sus dimensiones, la apuesta por una ecología integral.

El documento ha estado de fondo y de brújula para cuestiones de orden capital. Hemos ido haciendo el análisis de una realidad, que nos ayudaba a reconciliarnos con el término ecología, más allá de la moda y el postureo, a la profundidad de los que es la dimensión integral de la tarea, tanto en el encuentro con la naturaleza, los pueblos y ciudades, en la incidencia en las personas y en las consecuencias de la herida grave que está supurando por todos los poros de la vida.

La conciencia de que toda la realidad es una herencia común que hemos recibido gratuitamente para cultivarla y cuidarla para poder transmitirla a otras generaciones nos descubría su carácter bendito a la vez que frágil. La situación exige que no quedemos de brazos cruzados, es ahora o nunca, no se puede dejar para mañana, si antes decíamos que lo urgente no nos dejaba ocuparnos de lo necesario, hoy hemos descubierto que se ha hecho urgente lo necesario, que lo que está en juego es lo fundamental y lo básico, que la naturaleza está gimiendo y que el grito y la angustia es real en miles y millones de personas de esta humanidad a la que todos pertenecemos.

Al analizar la situación y la consecuencias en nuestro ser y actuar nos ha preocupado fundamentalmente la cuestión de la “rapidación”, estas prisas en la vida sin horizonte de sentido, sin claves de mirada universal, de momentos encadenados de una avidez inagotable de tener, de saber, de consumir, de acumular, que agota y estresa haciéndonos infecundos en lo fundamental de nuestro propio ser como es la relación profunda, la quietud de una interioridad auténtica, y le experiencia de amar y ser amados para llegar a ser lo que realmente deseamos ser en lo más profundo de nuestras vidas.

Y nos asustaba como esta cultura se hacía indolora y líquida en una flexibilidad de indiferencia que acaba con nuestro propio sentir, y en la propia estima deteriorada de nosotros mismos. En medio de esta visión de causas y consecuencias de dolor de la realidad, se ha abierto en primer lugar la necesidad del silencio, es un reto para el hombre de hoy saber callarse y escuchar en el silencio de uno mismo, abrirse al eco de lo que ocurre y acontece en nuestro propio interior, en la realidad natural, en nuestra sociedad y en nuestra utopía y esperanza.

Sólo en el silencio creativo nos abriremos a la verdadera atención, a aquella que nos hace conscientes de la vida y su valor, la que nos ayuda para pasar de turistas superficiales a peregrinos de la vida en el encuentro de los otros y de la naturaleza como definición de nosotros mismos.

Desde el silencio comenzamos a sentir unos deseos de vida que van más allá de la rutina y de responder a unos estereotipos mercantiles en los que el tiempo se compra o se vende, más que vivirlo. Los propios testimonios de jóvenes universitarios que están viviendo procesos de libertad en sus vidas nos iluminaron al contar como viven, con claves de ecología humana e integral, distintas dimensiones vitales como el estudio y su sentido, la participación política en el consejo de la juventud de Extremadura, el consumo y la realización personal, distinguiendo lo necesario del capricho, los procesos de silencio y oración como camino de liberación frente a esclavitudes…

El broche de oro de las jornadas fue un ejercicio de una propuesta del papa que nos habla de “amazonizar” nuestras vidas, tuvimos el testimonio de una botánica de la UEx, comprometida con la amazonia, que nos relató sus experiencias de vida en el encuentro con aquella realidad indígena y de ahí salieron claves que los jóvenes se proponen en sus vidas como camino para una ecología integral: Vivir con sencillez es un lujo y no tiene precio porque se puede vivir mucho con poco. La naturaleza es tu hermana aprende de ella y vive con ella, vive natural y saludablemente. Que la armonía contigo, con los otros y la naturaleza te envuelva de trascendencia y así puedas encontrar el sentido y lo divino.

Disfruta con lo necesario y no te hagas esclavo del capricho, hay un consumo felicitante y solidario, apúntate. Si escuchamos a la naturaleza aprenderemos una ingeniería más natural y posible para todos, especialmente los pobres. Escucha sin prisas y valorarás cada ser, descubrirás que toda vida merece un respeto, que todos somos de todos, porque la naturaleza y todos los seres tienen “supai” -espíritu y bondad-, ahí está el camino que abre al Dios de la armonía y en ella está la salvación y el gozo de todos. Una vez más he vivido agraciadamente en medio de los jóvenes en Losar y sigo creyendo en ellos, porque renuevan mi esperanza. Lo tienen claro y lo gritan: “Porque esto es la JEC”

José Moreno Losada. Consiliario de Profesionales cristianos.

Un día de “Gloria” entre los mayores

Gloria, humana y divina

La imagen puede contener: 7 personas, personas sonriendoDomingo, primero de Julio, hoy la residencia de los mayores de la Granadilla sabe a fiesta religiosa y humana. El arzobispo Celso quiere compartir jornada con los residentes, sabe que se respira un clima de respeto y de cariño hacia todo lo que tiene que ver con la vida y la fe de los usuarios de esta institución pública. En la visita pastoral a la zona, incluido el centro, prometió venir a celebrar y ahora va a cumplirlo con el deseo de estar más cerca de ellos y compartir sus vivencias en esta etapa tan importante de la vida.

En la celebración se va a tener en consideración a una de las mujeres que lleva casi dos décadas siendo residente, Gloria, muy apreciada por todos sus compañeros, así como por los profesionales y especialmente por mí, que actualmente soy el capellán – todos los anteriores me confirman en este aprecio-. La imagen puede contener: 1 persona, sonriendoPara el mundo, una mujer sencilla y anónima, del pueblo de San Jorge de Alor, que ha vivido en Madrid, que volvió a la tierra, y que cuando vio que era el momento de vivir en la residencia, sin dudarlo, vino a realizar lo que es lema de todas nuestras eucaristías: “Aquí no hemos venido a morir, sino a vivir”. Y por eso en la comunidad de mayores no es anónima, es muy conocida y reconocida, por el respeto, la educación, la discreción y la disponibilidad con la que vive sencillamente cada día. Ahora con más lentitud porque ha superado la barrera de los noventa y se mantiene firme y recta, pero va necesitando más cuidado y ayuda.

La imagen puede contener: una o varias personas, planta e interiorCuando se le pregunta por qué y cómo se mantiene tan bien, ella responde con claridad meridiana que su fe y el buen Dios la tienen bendecida. Vive en confianza y sin miedo, abierta a lo que la vida le va deparando y hace lo posible porque cada día tenga su afán. Ahí encuentra al Dios de la vida, y la savia que le da vigor. Eso lo hace unido al cuidado de la capilla, uno de los lugares más entrañables y propios de los residentes, donde tienen su “Cristo de los mayores”, ese crucifijo hallado en la chatarra y que, restaurado con mimo por el señor de la cafetería, hoy brilla y nos bendice en el altar. Seguro que hoy sonreirá cuando hagamos este sencillo homenaje a esta sencilla mujer.

El coro nos ha ayudado a expresar nuestro espíritu y nuestra alegría, queremos seguir resistiendo:

resistiré

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas sentadas

El Papa y la Escuela

Iglesia católica y ámbito escolar

amoris-laetitia-y-la-educacion-de-los-hijos_560x280En una audiencia a los miembros de la Fundación Gravissimun Educationis, el Papa Francisco ha subrayado la relevancia de la enseñanza y lo que considera claves fundamentales para un programa de pensamiento y de acción basados en sanos principios que contribuyan, a través de la educación, a la construcción de un porvenir en el que la dignidad de la persona y la fraternidad universal sean los recursos globales a los cuales todo ciudadano del mundo pueda acceder.  Para el pontífice, “sólo cambiando la educación, se puede cambiar el mundo. Para hacer esto es necesario las siguientes sugerencias: hacer red, no dejarse robar la esperanza y buscar el bien común”.

 Hacer red

Explicó que “hacer red significa:

jec-cjex– poner juntas a las instituciones educativas y universitarias para potenciar las iniciativas educativas y de investigación, enriqueciéndose con los puntos de fuerza de cada uno, para ser más eficaces a nivel intelectual y cultural.

– poner juntos los saberes, las ciencias y las disciplinas, para afrontar los desafíos complejos con la interdisciplinaridad.

– crear lugares de encuentro y de diálogo dentro de las instituciones educativas promoviéndolas hacia afuera, para que el humanismo cristiano contemple la universal condición de la humanidad de hoy.

saray-y-edu– hacer de la escuela una comunidad educadora en la cual los docentes y los estudiantes no estén relacionados solo por un plan didáctico, sino por un programa de vida y de experiencia, en grado de educar a la reciprocidad entre las diversas generaciones“. No sólo el espacio, sino también el tiempo. La educación católica no se limita a formar mentes con una mirada amplia, capaz de englobar las realidades más lejanas. Esta se da cuenta que, más allá de expandirse en el espacio, la responsabilidad moral del hombre de hoy se propaga también a través del tiempo, y las opciones de hoy recaen sobre las futuras generaciones.

No dejarse robar la esperanza

esperanzaOtro aspecto importante a la cual la educación está llamada a responder, afirma el Santo Padre, es no dejarse robar la esperanza. “Estamos llamados a no perder la esperanza porque debemos donar esperanza al mundo global de hoy.Globalizar la esperanza y sostener las esperanzas de la globalización – señala el Pontífice – son compromisos fundamentales de la misión de la educación católica”. Una globalización sin esperanza y sin visión está expuesta a los condicionamientos de los intereses económicos, muchas veces lejanos de una recta concepción del bien común y producen fácilmente tensiones sociales, conflictos económicos, abusos de poder. Hoy debe preocuparnos los procesos de interdependencia global: el desafío económico, basado en la búsqueda de mejores modelos de desarrollo; el desafío de la política, el poder de la tecnología está en continua expansión.

Proyectos educativos: identidad, cualidad y bien común

docilidadEl papa sostiene que los proyectos educativos han de reunir tres criterios fundamentales: Identidad, cualidad y bien común.

  • La identidad exige coherencia y continuidad con la misión de la escuela, de la universidad y de los centros de investigación nacidos, promovidos o acompañados por la Iglesia y abiertos a todos: “Estos valores son fundamentales para insertarse en el surco trazado por la civilización cristiana y por la misión evangelizadora de la Iglesia. Con ella podrán contribuir en indicar los caminos a seguir para dar respuestas actuales a los dilemas del presente, teniendo una mirada de preferencia por los más necesitados”.
  • La calidad, afirma el Santo Padre, este es el faro seguro para iluminar toda iniciativa de estudio, investigación y educación. Esta es necesaria para realizar alianzas de excelencia interdisciplinares que son recomendados por los documentos conciliares.
  • El objetivo del bien común, afirma el Papa Francisco, y este no es fácil de definir en nuestras sociedades marcadas por la convivencia de ciudadanos, grupos y pueblos de culturas, tradiciones y credos diferentes. Se necesita ampliar los horizontes del bien común, educar a todos a la pertenencia de la familia humana.

Obispas y pastores con el Papa en el Consejo Ecúmenico

EL PAPA FRANCISCO Y EL ESPÍRITU ECUMÉNICO

«Caminar según el Espíritu» (Ga 5,16.25)

francisco-en-el-cmiEl papa Francisco en su reciente viaje a Ginebra, en la celebración del setenta aniversario del consejo ecúmenico de las Iglesias –CMI-, ha reflexionado sobre el ecumenismo a la luz del discernimiento de espíritus, desde la teología paulina y la espiritualidad ignaciana. Nos ha dado claves fundamentales y sencillas que han de ser transversales en el camino y proceso ecuménico. Tras plantear lo que es la dinámica del espíritu mundano, que somete a la luz de los propios intereses y divide los corazones, adentrándolos en la soberbia de lo propio y lo excluyente, proclama lo propio del espíritu de Cristo que ha de ser la fuerza y el camino que nos conduzca al verdadero encuentro de la comunión y de la verdad, sobre lo que nos divide y nos separa. Dicho espíritu pasa por la clave evangélica de la disponibilidad de arriesgar y perder en el orden de priorizar la voluntad de Dios Padre sobre la nuestra, como hizo Cristo para que podamos llegar a ser uno. En su discurso nos ha servido cinco claves sencillas de análisis y de programación para seguir avanzando en el camino ecuménico:

1.- Los propios intereses causa de la división

El papa considera que las divisiones entre los cristianos se han producido con frecuencia por dejar entrar una mentalidad mundana en las comunidades cristianas, anteponiendo los propios intereses a los de Jesucristo. Incluso, manifiesta que algunos intentos de lograr la unidad se hicieron con lógicas mundanas.

2.- La autorreferencia no es evangélica, dispuestos a perder

Resultado de imagen de ecumenismo merida badajozReconoce que el concilio ecuménico vaticano II, junto al consejo ecuménico de las iglesias han sido dinamizadores del movimiento ecuménico a la luz de la voluntad de Jesús y que lo habita el Espíritu que no permite la autorreferencia. Sostiene que este es el camino, aunque algunos vean o crean que de este modo pierden, o trabajan sin provecho, pero  considera que ,siguiendo a Jesús por encima de otros objetivos y seguridades, el ecumenismo será “una gran empresa con pérdidas”. Pero apuesta por esta pérdida lo es de salvación y por tanto de ganancia, de signo del reino y de su justicia, fiel a la lógica de la Pascua.

3.- Hemos de caminar según el Espíritu, no por los atajos del mundo

Fiel a su pensamiento evangelizador y eclesial, el obispo de Roma afirma que hemos de evitar toldos el pensamiento autorreferencial y saltar sobre la tentación de buscar intereses personales. El lenitivo para cuando nos llegue la duda en el camino del ecumenismo, será saber optar por caminar según el Espíritu, purificando el corazón del mal, eligiendo con santa obstinación la vía del Evangelio y rechazando los atajos del mundo. Es lo que se ha de pedir el setenta aniversario del Consejo Ecuménico de las Iglesias.

4.- La tarea ecuménica fundamental hoy: Rezar, evangelizar, servir juntos

Resultado de imagen de ecumenismo merida badajozPara el pontífice las distancias no han de ser excusas; se puede desde ahora caminar según el Espíritu: rezar, evangelizar, servir juntos, esto es posible y agradable a Dios. Caminar juntos, orar juntos, trabajar juntos: ese es camino fundamental. Este camino tiene una meta precisa: la unidad. La división «contradice clara y abiertamente la voluntad de Cristo, es un escándalo para el mundo y perjudica a la causa santísima de predicar el Evangelio a toda criatura» (Unitatis redintegratio, 1).

Resultado de imagen de ecumenismo merida badajoz5.- De la estrategia a la oración confiada al Espíritu del  resucitado que ha derribado, con el amor, los muros y la enemistad que nos separan.

Ante un mundo herido por divisiones que afectan más a los débiles se descubre la necesidad sanante de nuestra unidad.  Defiende que caminar juntos para nosotros cristianos no es una estrategia para hacer valer más nuestro peso, sino que es un acto de obediencia al Señor y de amor al mundo. El papa solicita una actitud orante fundamental: pidamos al Padre que caminemos juntos con más vigor por las vías del Espíritu. La cruz oriente el camino, porque allí, en Jesús, los muros de separación ya han sido derribados y toda enemistad ha sido derrotada (cf. Ef 2,14). Allí entendemos que, a pesar de todas nuestras debilidades, nada nos separará de su amor (cf. Rm 8,35-39).

José Moreno Losada.  Delegado episcopal para el ecumenismo y el diálogo interreligioso.

 

Aquarius y Dios: “Descendió a los infiernos”

La imagen puede contener: 1 personaEl “Aquarius” se ha convertido en santo y seña de un grito humano, ha puesto voz a todos los cautivos de la humanidad que buscan liberación y refugio. Ese grito ha puesto en boga una de las clásicas obras de misericordia, convertida en derecho humano: “redimir al cautivo”…

¿Quiénes son los cautivos hoy entre nosotros y de qué somos cautivos? Allí donde las personas pierden su libertad y sus libertades más fundamentales, se vive la experiencia de ser cautivos. Son todos los que viven oprimidos, excluidos, manipulados, perseguidos, amenazados, violentados y atacados. Y todo ello de un modo personal o colectivo, interna o externamente, desde la proximidad o desde la lejanía, desde las redes familiares o desde las estructuras de nuestro mundo, y a veces, incluso, desde la propia cultura, economía, política o religión pervertidas.

Cuando se dan estas situaciones de esclavitud, bajo cualquiera de sus formas, nos encontramos con situaciones infernales y dolorosas de miedo, ansiedad, fatiga, desánimo, silencio humillante y deseo de huida. Son muchas las personas que se ven cautivas en situaciones infernales de las que les gustaría salir, liberarse, para poder tener libertad y paz, para vivir con dignidad, pero sienten que su situación es de dolor y que es muy difícil salir de ella. A eso es a lo que le llamamos «descender al infierno», «estar abajo», «ser cautivos».

La lista es interminable y se hace a pie de noticia diaria y de calle: hoy en los refugiados que están llegando a Valencia. ¿Y Dios?, ¿y su misericordia?, ¿dónde está Él en este dolor? La mirada bíblica es directa en la respuesta cuando nos dice de Jesús que “entonces le prendieron, se lo llevaron y le hicieron entrar en la casa del sumo sacerdote…los hombres que lo tenían preso se burlaban de él y le golpeaban”(Lc 22,54 y 63).

Y no es menos clara cuando en boca de Jesús se habla de este modo del juicio universal: “Venid vosotros, benditos de mi Padre, id al Reino preparado para vosotros porque…Estuve preso ,fui peregrino, forastero, desnudo, hambriento, desnortado…y vinisteis a mí…cada vez que lo hicisteis con uno de estos humildes hermanos, conmigo lo hicisteis” (Mt 25,36).

El papa francisco, fiel a Jesús, nos está invitando a ir a todas las periferias del mundo, donde se encuentran las situaciones infernales, allá donde hay que descender. Y lo primero que nos dice es que hay que ir con la humildad y sencillez más grande, para poder entrar en esas periferias, lo dice abiertamente desde su reflexión acerca de visitar a los presos: “la cárcel es una de las periferias más feas, con más dolor. Ir a la cárcel significa, ante todo, decirse a sí mismo: «Si yo no estoy aquí, como esta, como este, es por pura gracia de Dios».

Pura gracia de Dios. Si no hemos cometido estos errores, incluso estos delitos o crímenes, algunos graves, es porque el Señor nos ha llevado de la mano. Se trata de reconocernos tan pecadores y tan necesitados como todos los seres humanos, por destrozados que puedan estar o sufrimientos que puedan cargar.

De reconocer que Dios nos salva desde ellos, que en ellos está nuestra salvación y nuestro perdón. Ante este drama los ciudadanos católicos, si de verdad queremos entrar en la dinámica de nuestro Dios, en su lío de misericordia, hemos de escuchar su llamada a “descender a los infiernos” con El, como confesamos en nuestro credo, para ascender a la gloria con todos nuestros hermanos en una nueva humanidad y en una nueva creación.

Los dolidos y los cautivos de la historia aguardan la buena noticia de su salud y su libertad, y Dios nos ha elegido a nosotros para ir hasta su dolor y su esclavitud, para romper cadenas y abrir las puertas de una nueva posibilidad, porque no da a nadie por perdido. Nos envía no desde nuestra perfección, sino desde su misericordia para que nosotros, también pecadores, seamos misericordiosos como El.

Sabemos que el arzobispado de Valencia ha puesto todo lo que tiene a disposición de la acogida de estos refugiados, pero la llamada a los cristianos ha de ser personal y comunitaria a la vez, todos tenemos que preguntarnos ante este hecho qué hemos de hacer. Y desde esa entraña cristiana hemos de trabajar como ciudadanos en esta sociedad española y europea para que el humanismo que la ha de caracterizar impregne todo lo político, lo económico, lo cultural y también todo lo religioso.

No olvidemos que cautivos, en fin, somos todos de nuestras debilidades y nuestros miedos y necesitamos de la fortaleza y el ánimo de los demás, así como ellos lo necesitan de nosotros, especialmente los más débiles.

 

Rezar desde Aquarius…

Querido Padre, hoy estoy confundido, mi oración comienza con un sinsabor fuerte. Confiado en ti, he querido entrar en la misericordia por la puerta de la cautividad, atendiendo tu ruego de redimir a los cautivos. El escenario me supera, contemplo el dolor y el sufrimiento, sin sentido aparente, y me doy de bruces con el infierno en medio de la historia y de todos los que han descendido hasta él, encontrándose en lo más bajo, duro e indeseable de lo inhumano.   Veo el mundo de los refugiados y de todos los cautivos y me rompen por dentro. “Aquarius”, es más que un suceso es el grito de la historia en el hoy de Europa. Es la señal de un mundo herido, de una sangre en la ecología de lo humano, de lo natural, abierta en lo impide la libertad, la dignidad, la esperanza.

Resultado de imagen de aquarius inmigrantesMis ojos desean cerrarse, para que mi corazón no zozobre ni tiemble, pero no puedo hacerlo, porque al mismo tiempo, siento la voz de tu Hijo amado que con ternura me anima y me dice: “no temas, yo he vencido ese infierno, yo he descendido hasta él y traigo la liberación para que se pueda abrir toda puerta injusta, se sane todo dolor inhumano, salte todo cerrojo de esclavitud y de perdición, para que se anuncie el año de gracia del Señor”. Al oírle y contemplarle, con sudor de sangre y lágrimas en los ojos en el camino la pasión, con la cruz en sus hombros, alzado y crucificado en el calvario de la vida, me doy cuenta que mi Dios no es juez, sino hermano, víctima y consuelo, libertad y gracia, sanación y fuerza. Tú, mi Dios, estás en el niño solo, en la mujer embarazada, en los hombres marcados por el látigo de la esclavitud, en cada ser humano que viene en esas embarcaciones y permaneces ocultos en todos aquellos que se ahogan y no llegan, o que se acercan en el mayor anonimato de la persecución y sin los papeles, buscando solo sobrevivir. Resultado de imagen de aquarius inmigrantesAhí está tu Señor, te tengo al lado, callado y perseguido, ahí te haces el más cercano y no entiendo tu lenguaje, con la cultura de lo satisfecho y de lo indoloro, de los asfixiados en el puro tener y en la defensa de los privilegios injustos. Sácame de la liquidez de superficial y descomprometido y adéntrame en lo entrañable de lo humano.

Resultado de imagen de aquarius inmigrantesTe descubro compasivo con todos los refugiados y cautivos de la historia, identificado con ellos, y veo tu rostro en el de ellos, que me espera para ser besado y darme a mí también, la salvación y la libertad que necesito. Sí, hoy siento tu invitación para abrazarme a los cautivos, como tú te abrazaste a todos los cautivos de tu pueblo y tus caminos, llegando hasta la muerte y una muerte de cruz. Siento que tu Espíritu de resucitado, me quiere quitar todos mis miedos para que arriesgue y sea capaz de adentrarme en las periferias, no desde el juicio ni desde la superioridad, sino desde la fraternidad de mi propia cautividad, que necesita ser liberada en el dolor y el sufrimiento de todos los últimos de la historia; todos aquellos que cargan con los infiernos, más desde su ser víctimas que agentes de su propia historia y su condena humana.

Y te pido, tocado por tu gracia de crucificado-resucitado, que me ayudes a saber descender contigo a los infiernos humanos de los que sufren, para poder, también contigo, ser libre y ascender a la gloria de un reino de paz y de justicia verdaderas para todos. Que “Aquarius” no nos sea indiferente.

Resultado de imagen de aquarius inmigrantes