Los siete nombres de nuestra leyenda o de la farsa. Por Daniel Rivas Pacheco

La Transición parece ser capaz de crear debates pero normalmente no: las posturas terminan siendo juicios discriminatorios. Hoy en día da la sensación de que nada es cierto. Antes, sí: hace unos años ese periodo histórico tuvo su gloria, sus adjetivos sonoros y un poco vacíos, y, ese aire de jugada maestra en la que solo unos pocos se quedaron con la cara de tonto mientras los demás sonreían. Menudo triunfo.

 

Puede que la Transición fuese un milagro, una coincidencia, una chapuza o una mentira perfecta. Cuarenta años después, dudamos. La historia es flexible y esta da juego.

 

Entre los libros dedicados a desmenuzar el tema, el de Juan Antonio Tirado, Siete caras de la Transición, es una alegre novedad. En la obra, selecciona a los que considera protagonistas. Hay un repertorio con franquistas hasta la lágrima, como Arias Navarro; otros que lo fueron pero la responsabilidad les cambió el uniforme, como Adolfo Suárez; habla también de ese hombre ante todo ambicioso, pero errante, como Manuel Fraga. Y, del técnico de la ley, Torcuato Fernández-Miranda y su pupilo, Juan Carlos I. Y por supuesto está Santiago Carrillo, el enemigo necesario. Entre ellos, Tirado añade una sorpresa: Carmen Díez de Rivera, nacida de las entrañas nobles del régimen y que dulcificó ante Occidente la imagen de los otros seis protagonistas.

 

Tirado presenta sus biografías, cruza sus caminos y con la hemeroteca, contextualiza sus pasos en las arenas movedizas de la España de 1976. El libro es, sobre todo, pedagógico. Y creo en este adjetivo como el mejor elogio a un trabajo de la Transición.

 

Porque queda menos de un mes para unas nuevas elecciones generales en España, y van doce sin el dictador, y ese momento histórico es parte del debate. En un costado, escriben los soldados de élite, tiradores que encañonan a los revisionistas. Quizá protegen la memoria de sus años dorados, sin admitir reproches, porque siempre es bonito querer un poco al yo del pasado. En el otro lado, hay voces que se revolucionan y señalan esos años como el origen del dolor de España. Juan Antonio Tirado actúa en el medio y se queda con los testimonios, las biografías y las hemerotecas.

 

Siete caras de la Transición puede ser uno de los mejores libros para que cualquiera, en 2015, se sumerja en la Transición, en medio de la disputa histórica. Y, la intente entender más allá de los datos que nos hablan de dos universos paralelos que pelearon tras la muerte de Franco. La calle vivía en tensión, sin abandonar la lucha pero con miedo de estar alimentando, al mismo tiempo, los músculos tensos de los militares. Y, el poder político se agarraba a sus tronos sin saber que el suelo tenía trampillas ocultas.

 

Sí, discutamos desde aquí: desde los protagonistas. No fueron más que hombres y mujeres con ambición, con errores y aciertos, y con un poco de suerte. Y será más fácil, después, situarse en el campo de batalla. La versión de los hechos cambiará mil veces más, sin duda. Pero si entendemos a Suárez, al rey, a Carrillo y a los demás en su contexto, quizá sea más sencillo medir si esto de la Transición fue un fracaso, un acierto o una leyenda.

Daniel Rivas Pacheco es periodista.

4 Responses to “Los siete nombres de nuestra leyenda o de la farsa. Por Daniel Rivas Pacheco”

  1. Seguro que Juan Antonio Tirado ha buceado en archivos y hemerotecas, y que su olfato periodístico y su elegante pluma habrá tejido un libro que en puertas de elecciones ayudará a dilucidar las luces de las sombras.

  2. Enhorabuena don Juan por ese libro que tengo ganas de tener entre mis manos.

    un saludo

  3. Como tantas cosas: el landismo, las trenkas, las portadas calientes de interviu (aquellas), las homilías de los obispos progres y las concentraciones del 20-N, la Transición se deshizo en el tiempo. Si no fuera por “Cuéntame”, hasta los viejos del lugar nos habríamos olvidado de ella. Nos hizo más flexibles, luego más decentes.

  4. Por aquellos tiempos es cuando por falta de pago me cortaron la luz del más que humilde piso del barrio de Orcasitas donde vivía. Mientras trataba de estudiar me mantenía de vender sangre y otros oficios parecidos. Recuerdo que aquellos individuos me parecían de averiada moralidad, especie de gominosos taruguistas que sólo buscaban alguna que otra canonjía. Reconozco que me sentía muy lejos de aquellos líderes de la añagaza. Hoy día siento casi lo mismo.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)